Herramientas para medir la gestión activa de un fondo de inversión

Old book and magnifier glass on a dark background as a symbol of knowledge and science

Si hace algunos meses explicamos la utilidad del triángulo de rendimiento para analizar la consistencia de los resultados de un fondo de inversión, en esta ocasión explicaremos dos ratios que son muy útiles a la hora de medir la gestión activa de un fondo de inversión, o la capacidad de un gestor para aportar rentabilidad extra respecto a su índice de referencia.

Las herramientas son las siguientes:

  1. Tracking Error: es un indicador muy útil a la hora de analizar la gestión activa de un fondo. Es una medida de volatilidad de las diferencias de rendimientos de un fondo y de su índice de referencia, y se calcula como la desviación estándar del diferencial de rendimientos (rendimiento del fondo – rendimiento del índice de referencia).
    Cuanto más pequeño es el tracking error, menos se diferencia el fondo de su índice de referencia en rentabilidad y riesgo, y por tanto más pasiva es su gestión.  

 

  1. Ratio de información: mide el retorno por unidad de riesgo que añade el gestor respecto al índice de referencia. Se calcula como la diferencia de rentabilidad entre el fondo y su índice de referencia dividido por la volatilidad del diferencial de rendimientos (tracking error). Es muy parecido al ratio de sharpe pero con la diferencia que en este caso se compara la diferencia de rentabilidad y de volatilidad del fondo con su índice de referencia y no con la tasa libre de riesgo. Es una medida muy útil para fondos de renta variable en periodos de caídas de las bolsas, ya que el índice de Sharpe podría dar valores negativos mientras que con el ratio de información veríamos si el fondo lo ha hecho mejor que su índice de referencia.
    Cuánto más alto es el ratio de información, mejor es el rendimiento del gestor respecto a su índice de referencia.

 

A modo de ejemplo en la siguiente tabla comparamos tres fondos de renta variable europea de gestión value con el ETF del índice de referencia (iShares Core MSCI Europe). Uno de ellos es el Valentum, fondo de la gestora española Gesiuris AM, y los otros son los dos fondos de gestión value europeo de gestoras internacionales con más patrimonio en España: MFS Meridian Value y el BGF European Value.

 

comparativa

De este análisis se obtienen las siguientes conclusiones:

  1. Valentum FI ha registrado, y con creces, un mejor comportamiento que los otros dos fondos durante el periodo analizado: mayor rentabilidad y Sharpe.
  1. En la comparativa con el índice de referencia, los tres fondos consiguen aportar rentabilidad extra por unidad de riesgo. La gestión del Valentum vuelve a destacar en este caso, registrando un mayor tracking error y aportando casi 50 puntos básicos más de rentabilidad mensual por unidad de riesgo, por los 20 puntos básicos que en media aportan los otros dos fondos de inversión.
  1. En el debate gestión activa / gestión pasiva, de este análisis se desprende que los tres fondos aportarían más valor en una cartera que un fondo indexado o ETF.

 

A continuación realizamos el mismo ejercicio pero en esta ocasión escogemos los tres fondos de renta variable de EEUU con mayor patrimonio en España y lo comparamos con el ETF del índice de referencia seleccionado en Morningstar para estos fondos (iShares Russell 1000).

 

comparativa eeuu

De este análisis se obtienen las siguientes conclusiones:

  1. En este caso la comparativa de los fondos no es tan clara, produciéndose un empate entre el Robeco US Premium y el JP Morgan US Select si tenemos en cuenta la rentabilidad y el ratio de Sharpe.
  1. En la comparativa con el índice de referencia los tres fondos consiguen aportar muy poca rentabilidad extra por unidad de riesgo asumido, destacando el JP Morgan US Select con 10 puntos básicos extra.
  1. En el debate gestión activa / gestión pasiva, teniendo en cuenta la escasa rentabilidad extra que han aportado los fondos de inversión, podría ser más eficiente en términos de costes de la cartera hacerlo a través del ETF de referencia o un fondo de inversión que replique el índice (fondo indexado o de gestión pasiva).

 

Por tanto, el tracking error y el ratio de información son herramientas muy útiles a la hora de elegir entre varios fondos de una misma categoría, o para decidir si en nuestra cartera de inversión merece la pena estar expuesto a un determinado tipo de activo a través de un fondo de gestión activa o a través de un fondo indexado o pasivo. Y es que no podemos olvidar que cuando decidimos comprar un fondo de inversión es porque esperamos que el gestor aporte mejores resultados que el índice de referencia, porque si no fuera así compraríamos un fondo pasivo, reduciendo los costes medios de gestión de la cartera.